La gastronomía de La Manchuela de Cuenca es contundente, sabrosa. La caza, la setas y el vino son algunos de los productos típicos con los que se elaboran las recetas tradicionales de los fogones de esta tierra.

La cercanía de Albacete y Cuenca hace que los platos que se elaboren aquí tengan claras influencias de estas zonas. Algunos platos típicos que deberemos probar son las gachas, el gazpacho manchego con carne de caza, las migas ruleras, el ajo en el mortero, el potaje, los cocidos, las calderetas de cordero y carne de caza, el arroz con pollo de corral, el moje de judías blancas o el pisto manchego.

En cuanto a gastronomía se refiere, La Manchuela de Cuenca se beneficia de las bondades de dos tradiciones culinarias por excelencia: la albaceteña y la conquense, por lo que él viajero puede disfrutar de una variedad y riqueza gastronómica de primer orden.

No podemos irnos de esta tierra sin degustar platos tan típicos como las gachas, el gazpacho manchego con carne de caza, las migas ruleras o el ajo en el mortero. Son también muy típicos y sabrosos, platos como el potaje, los cocidos, calderetas de cordero y carne de caza, el arroz con pollo de corral, el moje de judías blancas y el pisto manchego.

Otra de sus caracteristicas son los platos de temporada. Al igual que la cocina conquense o la manchega, se trata de un tipo de gastronomía que se ha fusionado a la perfección con los alimentos de la tierra. Así pues en otoño las setas y níscalos cobran un papel protagonista ofreciéndonos unos platos típicos como los revueltos de setas o los hongos a la lumbre.

En inverno los platos de cuchara como pucheros, legumbres o cocidos son los más populares en sus mesas ya que en todos los pueblos de la comarca tienen una climatología extrema. Las carnes de caza también son muy típicas y nos ofrecen platos muy característicos como el morteruelo.

En lo que a costumbres se refiere, en La Manchuela de Cuenca se ha mantenido hasta nuestros días la «matazón». Todas las familias suelen juntarse a principios de año para hacer una matanza. De esta forma consiguen provisiones para todo el año de chorizos, morcillas, lomo, costillas. Así pues la carne de orza es muy popular y no faltará nunca en la mesa.

Entre los postres podemos destacar las rosquillas caseras, el alajú o las torrijas de Semana Santa. Variados y ricos son los postres que podemos degustar desde las migas de niño, las fritillas, los bocaillos, los rolletes, las magdalenas, o el alajú (postre de origen árabe confeccionado con nueces, migas de pan y miel de romero).

Una mención especial merecen los vinos de La Mancha, muy presentes en la gastronomía típica de la comarca. La Manchuela de Cuenca es una tierra donde el cultivo de la vid y todo lo relacionado con la cultura del vino ha estado muy presente en su historia. No es de extrañar por tanto, que los caldos producidos, consumidos y exportados en la comarca sean uno de sus principales atractivos turísticos.

Los platos gastronómicos tradicionales más característicos de la cocina de esta comarca conquense son:
• Ajoarriero: preparado a base de patata, miga de pan, aceite, bacalao y ajos.
• Potaje de Semana Santa: con ingredientes como garbanzos, bacalao, pan rallado, ajos, huevos, perejil, cebolla, aceite, harina y pimentón.
• Sopa de ajo: ajo, aceite, pan, agua y sal.
• Rin-ran: sardinas, aceite, cebolla, harina, pimentón y vinagre.
• Espinacas a la iniestense: preparadas con ajo picado, yemas de huevo, agua y espinacas.
• Pelechana: sobre la base de tomate en conserva triturado, se añaden aceitunas negras, huevos cocidos, cebolla troceada, aceite, vinagre y sal.
• Sopa de ajo: tres dientes de ajo, agua, pan sofrito y sal.
• Almortas: harina de guijas, tocino, aceite, ajo, agua y sal.
• Gazpachos: liebre, pollo, perdiz, conejo, tortas cenceñas, pimiento, ajo, tomate, azafrán, sal, agua y aceite.
• Matahambre: huevo, harina, aceite, ajo, perejil y agua.
• Arrope: es un dulce de vendimia que se elabora con mosto recocido.
• Fritillas: con masa de pan frita en sartén con aceite.
• Migas dulces: preparadas con una masa de harina y agua más azúcar.
• Leche frita: leche, harina, raspadura de limón, pan, huevo, aceite, canela y azúcar.
• Bocaillos: miga de pan, huevo, aceite, canela en rama, y azúcar.
• Nochebueno: huevo, azúcar, harina, aceite, leche, bicarbonato, canela y limón.

Folleto de gastronomía

Destacamos